CAPÍTULO 2: Piratas y Caballeros

Transcripción segunda regresión post-experiencia 2 (SUJETO 1 FEMENINIO)

TÍTULO: “Me veía con una poderosa necesidad de pedir perdón.”

La historia del vikingo de la primera sesión aún me viene a la memoria de vez en cuando y me quedo con la sensación de que quedó algo inconcluso o por sanar de esa experiencia.

Por otro lado recuerdo cuando Claudia me preguntó el día de la sesión sobre cómo me encontraba en ese momento y mi respuesta fue que me sentía desorientada y como si no supiera muy bien dónde estaba. Curiosamente aquella sensación era la misma que había tenido a lo largo de los últimos años; como si no fuera capaz de contactar del todo con mi realidad cotidiana, como si estuviera en las nubes todo el tiempo.

Dejé que la regresión siguiera su proceso y al cabo de una semana aproximadamente empecé a sentirme un poco más arraigada y como si hubiera vuelto un poco “a la realidad”. Ya no sentía con tanta intensidad la desorientación del inicio.

También otros recuerdos de mi vida actual, situaciones que viví de pequeña, memorias antiguas que hacía mucho tiempo que no salían a la superficie… a medida que iban apareciendo me sentía como si me estuviera limpiando de algún modo.

Por otro lado, a veces me parece poder asociar el dolor de cuello y la sensación de asfixia que sentí durante la vida del caballero al dolor de cuello que siento siempre en la vida actual; no con la misma intensidad, pero sí exactamente en el mismo sitio.

Lo mismo me ha sucedido con la zona del hígado, al ir recordando de vez en cuando el amor tan grande e intenso que había sentido durante la vida en que mi padre era un marinero y vivía con todos  mis hermanos hacia que mi dolor en ésa zona del cuerpo se transformara y fuera menos intenso.

También me vino a la memoria un día muy concreto en el que yo estaba en la  ducha y de repente viví un momento de paz y gratitud inmenso. Fue un instante breve pero de gran profundidad. Tenía la sensación de sentir una especie de conexión con las personas a las que había podido hacer daño en vidas pasadas.

A menudo, después de haber pasado por un cáncer a una edad tan temprana y haber tenido que vivir tantas experiencias dolorosas, sentía que no me merecía todo lo que me había ocurrido y que era totalmente injusto. En cierto modo no quería asumir todo el dolor que sentía como propio, me era mucho más sencillo cabrearme con el mundo y buscar culpables.

Sin embargo desde la posibilidad de haber vivido muchas otras vidas y que mis acciones hubiesen podido comportar consecuencias tanto en mi pasado como en mi presente actual se me abría otro punto de vista: y si en realidad “me lo merecía?” pues aunque es cierto que en ésta vida nunca he hecho nada realmente considerado como “malo”, sí que había causado dolor y sufrimiento en muchas otras. Me veía con una poderosa necesidad de pedir perdón. Perdón a todas aquellas víctimas del pasado, perdón porque no supe hacer las cosas de otra forma, perdón… perdón … perdón …

Me venía a la mente la reflexión que quizás el dolor que estaba viviendo en el momento actual de mi vida pudiese ser parecido al dolor que pudieran haber sentido las personas a quienes hice daño en su momento. Un ejercicio de empatía muy grande.

Curiosamente aunque podía parecer duro, el dolor también se mezclaba con un sentimiento de gratitud. Una sensación parecida a “por fin!!” Parecía que hubiese esperado toda una existencia para poder vivir aquel pequeño y significativo momento. Para mí fue como un pequeño milagro, y es que lo que me parecía alucinante era poder mirar un poco más de cerca mi dolor.  Hacerlo consciente y también recordar todas las artimañas que había vivido en mi vida actual, las dificultades, frustración, dolor físico y emocional… aquellas experiencias ya no parecían tan innecesarias para mí, sino que al asumirlas como propias y atreverme a vivirlas un poquito en lugar de seguirlas proyectando hacia fuera, me hacía sentir un poco mejor. Que podía escoger mirarlo de frente, o seguir huyendo de mi pasado.

I desde este nuevo estado de consciencia poder decir de todo corazón y con conocimiento de causa: Lo siento de corazón, comprendo vuestro dolor, os reconozco, os doy las gracias. Comprendo todo lo que habéis podido pasar (que por lo que he vivido en mi vida actual puedo asegurar que es muchísimo y muy bestia) y desde éste nuevo acercamiento y comprensión más profunda de los hechos, os pido perdón. Lo siento de veras.

Después de esto, me parecía tener la certeza de que muchas de aquellas almas hacía tiempo que me observaban y que al mismo tiempo, después de haber vivido todo mi proceso eran comprensivas y amorosas.

La sensación de gratitud que me invadía era indescriptible.

Regresión 2ª sesión

Objetivo: Profundizar más y atar cabos pendientes de la primera sesión. Salud; identificar si hay algún paralelismo entre mis dolencias físicas y mis vidas pasadas (dolores en articulaciones, hígado, cuello …)

Sigues inspirando y expirando por la boca y en la próxima inspiración profunda situarás una canica dorada en tu hueso del pubis. Inspiras profundamente por la nariz y exhalas por la boca como si soplaras. Y al respirar haces vibrar esta canica dorada y ese color dorado se expande por el útero y por todas las glándulas y órganos de tu cuerpo; intestinos, riñones, hígado, diafragma … continúas inspirando y expirando y tus pulmones contienen ahora aire dorado, que oxigenan y activan la memoria celular de tus células. Sigues inspirando profundamente por la nariz y exhalando por la boca. Inspiras y expiras y esta canica dorada en tu hueso del pubis, el punto campal, hace bajar el dorado hacia tus piernas lubricando como si de un aceite se tratara, tus rodillas, tobillos, y hasta la punta de los dedos de tus pies.
Inspiras y expiras profundamente y sientes tus piernas mas volátiles, y muy ligeras, inspiras profundamente por la nariz y exhalas por la boca como si soplaras un globo y este color dorado va subiendo por todo tu cuerpo, desde la punta de tus pies hasta a tu corazón, que bombea ahora sangre dorada.

Sigues inspirando y expirando profundamente y liberas cualquier tensión que pueda haber, y así va bajando por los codos, muñecas y hasta la punta de los dedos de tus manos. Sigues inspirando y expirando y se llena también tu cabeza, los músculos de tu cara se relajan, tus oídos se activan y escuchan muy atentamente cada una de mis palabras. Sigue inspirando y expirando profundamente y creas una espiral en la coronilla, así todo tu cuerpo está contenido ahora aire dorado. Y en la próxima inspiración sentirás que el aire entra y sale de tu cuerpo a través de cada poro de tu piel. Sigues inspirando y expirando profundamente y este aire dorado desde el punto campal en el hueso del pubis, se expande y se hace tan grande como toda esta sala. Sigues inspirando profundamente y te haces tan grande como toda la ciudad, inspiras profundamente y te haces tan grande como todo el mar mediterráneo, y continúas inspirando y te haces tan grande como todos los mares y océanos de la tierra. Inspiras profundamente y te haces tan grande como toda la tierra. Así, poco a poco vas perdiendo el efecto de la gravedad y te vas sintiendo flotando entre las estrellas. Escucharás muy atentamente cada una de mis palabras, iré contando y a medida que voy contando vas entrando en un estado más profundo de conciencia – 1,2,3,4,5 … te vas sintiendo más y más relajada..6,7,8 , 9, 10.

Y ahora te pediré que te sitúes en un pasillo lleno de puertas, camina por este pasillo infinito lleno de puertas y busca una puerta que llame especialmente tu atención. Cuando hayas encontrado esta puerta contaremos hasta tres y abrirás la puerta. 1,2,3. Y te permitirás ser la protagonista de esta historia y poco a poco irás identificando


– Estás en un espacio abierto o cerrado.? – Abierto

– Y tienes la sensación de estar sola o acompañada? – Acompañada

– ¿Qué edad aproximadamente crees que tienes? – 15 o 16

– Y por qué punto de la tierra te sientes atraída como un imán? Para saber donde corresponde este acontecimiento? – más o menos por el estrecho de Gibraltar o algo así,

– Y a qué año corresponde este acontecimiento? – 1900 … 1905

– Muy bien, ¿qué ves a tu alrededor? Por quien te sientes acompañada? – Por mi padre … Y mi madre … Y mis hermanos. Siento mucho calor, pero no veo nada.
– Sigue inspirando profundamente y harás la imagen más nítida. Dejaremos que esta historia sea como una película. Visualizando escena por escena. – Siento mucho amor pero no consigo ver nada. – Cotinua concentrándote con este sentimiento de amor. Inspira profundamente, vamos a ver a qué se dedican tus padres … – …
– ¿A qué se dedican? – Creo que es marinero. Siento mucha admiración hacia mi mi padre.
– Trabajais juntos en el mar? – No, no, yo estoy en casa con mi madre y los hermanos. Nos gustaría ver más a menudo a nuestro padre pero él va a la suya. Si, él vive sus aventuras en el agua.
– Le echáis de menos? – Sí … mucho.
– Se lo habéis comunicado? – Si, sí, se lo hemos dicho pero él siempre va a la suya. Bueno no, nos ama y est por nosotros… bueno, no lo entiendo mucho porque ahora veo como una espiral …
– ¿Cómo es ésta espiral? – Como un tornado
– Y en qué momento nace este espiral? – No lo sé, es como que me cuesta olvidar a mi familia, porque les tengo mucho amor y no lo sé, estoy dividido porque hay una parte de mí que está con la familia … esta espiral está y no está … no lo sé.
– Donde la ves esta espiral? – No sé … mmm … No sé, pero me siento tan bien allí que no quiero irme.
– Pues quédate y veremos como sigue la historia y veremos como es a medida que vas creciendo. Inspira profundamente y ve hacia el próximo acontecimiento significativo de aquella vida … cuantos años tienes? – 5 o 6. Y me siento tan cuidado y tan querido, que me siento el niño más feliz del mundo y me quedaría aquí para siempre. Y es como que este amor lo siento en una parte de la barriga que siempre me duele, y ahora ya no me duele tanto.
– Visualiza una espiral dorada en este lugar y deja que esta espiral dorada en este lugar de tu barriga penetre todo el amor para sanar este lugar de la barriga. Inspira profundamente y permite que todo este amor se aposente. Qué es lo que más te gusta hacer ahora que eres un niño de 6 años? – Jugar, reír, cantar, ayudar a mi madre, estar con mi padre, jugar con mis hermanos, correr, ser libre, ser feliz, inmensamente feliz.

– Inspira profundamente, iremos a otro acontecimiento significativo de esta vida. Quizás cuando ya seas mayor. 1,2,3 – A 15,16 – ¿Dónde estás? – En el mismo lugar y he conocido una chica y estamos muy enamorados. – ¿Cómo os habéis conocido? – No lo sé, pero sigo sintiendo mucho amor y mucha alegría – ¿Qué es lo que os gusta hacer juntos?
– Correr, perseguirnos, estar juntos, amarnos, ayudarnos. Siento que nunca le acabaré de decir del todo cuanto la quiero. Porque la quiero muchísimo, pero tengo miedo. Tengo miedo de que pase algo. – Deja que continúe la historia, vamos a ver si este miedo tiene algún sentido, a ver qué pasa … ¿Dónde está? – No lo sé, pero siento gritos, golpes, agresiones, miedo, dolor, angustia … – Sientes que están en tu casa? – No. – Inspira profundamente e irá tomando forma, vamos a ver dónde están. – No lo sé, sólo sé que están por todas partes y no sé dónde estará mi enamorada, pero la echo mucho de menos y la necesito conmigo. – ¿Y qué vas a hacer? La irás a buscar? – No puedo, es que siento que me he dejado algo muy importante allí y que es una historia inacabada y que me encantaría volverla a ver en otra vida, o en otro momento, y es desgarrador separarme.

– No te preocupes porque ahora nos comunicaremos con ella, pero primero queremos saber de donde provienen estos gritos. Tus hermanos están bien? – No, no están bien. – ¿Qué les pasa? – Han asaltado el territorio y no hay ningún lugar seguro. – ¿Quién lo ha asaltado? – Los moros. Son unos malnacidos, los odio con todas mis fuerzas, y les rompería la cara y les haría sufrir lo mismo que nos han hecho sufrir a nosotros, porque somos gente pacífica y no nos merecemos este maltrato. Siento rabia y ganas de venganza. Y los quiero matar a todos. – Y como lo harás? – Pues me da igual, pero les arrancaré los ojos con mis propias manos si hace falta, porque han causado demasiado dolor y demasiada miseria, demasiada desgracia, y todo es culpa suya. Y los odio, siento una rabia que no puedo controlar. Ellos se han llevado toda mi felicidad. – ¿En qué situación se encuentra tu casa ahora mismo? – No queda nada de mi casa. – Y dónde has ido con tu familia? – No hemos podido ir a ninguna parte, nos han cogido, nos han encarcelado, nos han convertido en sus esclavos. – Y donde estais haciendo de esclavos? – En barcos. – ¿Qué os hacen hacer? – Remar, remar, y yo lloro. Es muy difícil de aguantar, tantos gritos y maltrato, tanta humillación, tanta deshonra. No sé dónde está mi padre, ni nadie de mi familia.
– Deja que el tiempo avance, a ver dónde estás cuando sales de este barco, donde llegas?

– Siento angustia y rabia … – ¿En qué punto de tu cuerpo se sitúa esta angustia y rabia – la angustia en el corazón y la rabia en el hígado, o en una zona concreta de la barriga. Y estoy pasando mucho miedo, mucho, asaltaron el barco y parece que no quieran dejar a nadie en vida. – ¿Quién lo ha asaltado? – No lo sé. Supongo que los putos moros. – Otros? – No lo sé. O extranjeros, no lo sé. Yo sólo quiero que me saquen de allí. – Y te sacan? – No – Matan a todo el mundo? – No lo sé. Yo sólo sé que me muero. – ¿Cómo te mueres? – Por todo el agua que va entrando en el barco … ahogado.

– Y ahora que ya no tienes cuerpo hacia dónde irás? – No lo se. No lo sé pero me dió mucha pena hundirme con aquel barco y pasé mucho miedo y mucha angustia y todavía no me la he podido quitar de encima. – Vamos a sacarla ahora. Hacia dónde está tu alma?
– Me gustaría ir a un lugar más seguro y más humano. Pero sigo sintiendo mucha angustia
– Ve en este espacio de vida entre vidas. Un espacio donde puedas estar seguro antes de reencarnarte en tu próxima vida. Como es este espacio de vida entre vidas? – Luz, amor.

– Te encuentras allí con tu enamorada? – No, la busco pero no sé dónde está y necesito encontrarla y saber que está bien – Quizás todavía está viva y encarnada – No lo sé. Pero me da miedo no volver a verla nunca más, la quiero ver y la necesito ver, también quiero saber que mi familia está bien. – Y desde aquí arriba puedes tener visiones de la tierra? Puedes saber si todavía está encarnada tu familia? – No, no veo nada. Es como si quisiera volver a entrar pero me cuesta mucho, como si hubiera una separación entre luz y universo. Entre realidad y ficción – Y cuál es la realidad y cuál es la ficción? – La tierra, la tierra es ficción, o no, no lo se. Tengo como una confusión. No, no entiendo nada. – Pues vamos a entenderlo. Continúa entre este espacio de vida entre vidas, hay alguien que te acompañe? Hay algún maestro que te guíe?

– No identifico a nadie, de golpe es como un imán que me vuelve a atraer hacia la tierra. – Pues vamos a ver dónde te lleva, inspira profundamente y déjate llevar por este imán. Dónde estás cayendo? – No lo sé, pero ya me siento fuerte, fuerte y noble. Me siento un caballero. – ¿En qué año corresponde este acontecimiento? – 1500 … 1584 o así. 1500 … 1500 no te sabría decir a ciencia cierta … – Ok. Vamos a observar cómo es este caballero. Inspira profundamente. ¿Cuáles son las funciones de este caballero fuerte? – Proteger. – A quién proteges?
– A los señores feudales … nobles … no sé … siento como un peso en el cuello – Llevas algo puesto?
– Ufff… sí – ¿Qué llevas? – Es como una cadena que me rodea todo el cuello, como un hierro de acero… como si fuera un perro encerrado en unas mazmorras. – Te han encarcelado? – Sí.
– Hay más prisioneros a tu alrededor? – Uff … no lo sé … pero me es muy difícil respirar con ello, es como que me ahoga

– Intenta economizar el aire, observa tu alrededor qué es lo que sucede? – Ufff …

– Hay más gente? – Sí, sí, somos muchos y casi no cabemos y es humillante, huele muy mal y tenemos que hacer nuestras necesidades allí en medio de todos y es… asqueroso, asqueroso, asqueroso y yo no estoy acostumbrado a esta vida. Uuff … es muy miserable. – Esta gente que está a tu alrededor también son caballeros? O más bien gente del pueblo? – No, no son caballeros. No lo parecen. No lo sé. No lo sé porque yo también parezco muy poco aquí y siento asco por mí mismo. Siento rechazo hacia todo el mundo, no quiero creerme que estoy aquí, es asqueroso, ya no sé ni quién soy. Ni qué hago. Me siento vacío y muerto en vida, esta no es la vida que había soñado, y habría preferido morir con orgullo que no en esta mierda. Siento mucha vergüenza, siento que se me encoge el corazón solo de pensar que alguien pudiera verme en una situación tan lamentable. – ¿Cuánto tiempo te pasarás aquí dentro? – Mucho, muchísimo … – Os dan comida? – Si, si a esto se le puede llamar comer… mm .. un trozo de pan y agua para repartir entre todos y parecemos cerdos allí comiendo, todo el mundo desesperado para coger un simple pedazo de pan, qué asco, qué asco de gente, yo no soy así. No tengo hambre, y me duele mucho el corazón, mucho. – Deja que pasen los días o los años, conseguirás cambiar estas condiciones de vida o morirás allí? – No no… nos pudrimos allí. Nadie nos viene a salvar y me siento angustiado… – Vais cayendo uno por uno? – Sí. – Pues ahora echaremos el tiempo para atrás y veremos quién es el responsable de que os hayan encarcelado allí; 1,2,3. Dónde te ves? Eres un caballero? – Sí, pero me siento importante, más importante, noble. – ¿Estás en contacto con los nobles? – Sí. Mucho. – Tienes familia?
– No. – ¿De qué nobles? Qué tierras les pertenecen? – No lo sé. – Si ves un mapa por qué punto te sentirías atraída por él como un imán? – Sí, creo que por algún rincón de Cataluña, es que es tan bonita esta tierra … – ¿Qué ves que te hace pensar que sea tan bonita? – Castillos, bondad, riqueza, nobleza, pienso que Carlos III, este nombre me viene a la cabeza, pero no lo sé. – ¿Qué idioma habla? – Francés. – Sois catalanes? – ¿Qué? – Habláis catalán?
– No, no, no. Los catalanes son otros. Nosotros hemos venido a conquistar algunos territorios.
– Y de dónde venís? – De Francia. Estamos por los pirineos y ahora un poco por el País Vasco… – Y os encontráis con los vascos? – No, no, no. Yo sólo estoy entre Cataluña y Aragón quizás, la corona de Cataluña y Aragón. – Y como lo hacéis para invadir territorios? – Lanzas, espadas, caballos, tropas …
– ¿Qué táctica tenéis? – Atacar, atacar cuando oscurece y cuando nadie se lo imagina.
– ¿Dónde vives? – Matamos indiscriminadamente… nos alojamos en cualquier sitio que encontramos, cualquier casa de cualquier lugar …. – Os alojáis en las casas de la gente del pueblo? – Sí, sí, sí. – Y os dan de comer? – No, no no. Los obligamos nosotros. – Los domináis? – Sí, nosotros somos los fuertes y hemos venido aquí a conquistar nuestras tierras y nos da igual quien pase por delante, esto es nuestro y punto. – Matas a mucha gente? – Uff … muchísima, muchísima y además me gusta. Me gusta la sangre y me gusta matar y conquistar territorios. Me gusta sentirme fuerte y que soy yo quien manda, que tengo una buena tropa que me sigue y con la que lucho sin parar. Pienso que podemos ser los dueños del mundo. – ¿Cuánto tiempo estás así? Matando y destrozando? – Uffff … 5 años, 5 años o así, 5 o 6, 5 o 6 y siento mucha soberbia, me siento capaz de hacerlo todo, y puedo hacer todo lo que quiera, violar, matar, ocupar poblaciones, me igual. Yo mando y el resto se someten. Yo me he sometido a mi rey, por lo tanto los demás se someterán a mí. – ¿Cómo se llama tu rey? – Carlos III. O no … Sí, sí, me viene ese nombre … – Y en qué momento se te acaba esta fiesta destructiva?

– No lo sé. De repente todo dejó de ser como estaba previsto. Un ejército mucho más numeroso y poderoso que nosotros, muchos mas soldados o caballeros como nosotros

– ¿De dónde viene este ejército? ¿Qué idioma hablan? – mmm … no lo sé, pero no entiendo nada. – ¿Qué está pasando? – Pues que nos están cogiendo a todos… Sí, tal vez, diría que son del norte o el sur, norte .. noreste … No lo sé, pero es lo que … una parte del mapa de España, País Vasco algo más hacia la izquierda … – Pero no, no somos nosotros, son otros (cuando describía la situación del mapa en la que nos encontrábamos como no recordaba los nombres de los lugares, utilicé los nombres del mapa actual de España para que pudiera comprenderse mejor el sitio exacto en el que me encontraba) Y siento miedo y angustia porque ahora sí que no controlo la situación. – Son españoles? – No. – Portugueses? – No lo sé, creo que tampoco. – Ingleses? – Sí, quizá sí que son ingleses. – ¿De quién están a favor? Del bando de los catalanes? – No, nosotros no somos catalanes, sabemos quienes son los catalanes pero yo no soy catalán

– Y éstos que combaten contra ti están ayudando a los catalanes? – No lo sé, no sé qué han venido a hacer… – ¿Cómo proceden? Os aprisionan? – Sí. – Y dónde te llevan? Uff … muy lejos, muy lejos. – A otro reino? – No lo sé, porque no me quedan claros los límites de mi reino, yo no me entero de nada de lo que deciden los de arriba, yo sólo lucho. – Y entonces te llevan a aquella mazmorra asquerosa? – Si. – Y cuántos años te quedas allí? – 5. – 5 años en la mazmorra? Los mismos que tú habías estado conquistando. – Supongo. Sí, 5 o 6 años que son los peores de mi vida, que nadie me viene a salvar y que parece que a nadie le importe que esté aquí. Ni a mi rey, ni señor feudal ni a nadie. Me han abandonado y me han dejado solo, ni Francia, (ni España), ni Aragón… no sé, nadie me ayuda … – Quiero que vayas al momento de tu muerte y que vayas a este espacio de vida entre vidas para hacer una revisión de esta vida que acabamos de ver. Solicita la presencia de tus grandes maestros espirituales, que trabajan por la divina verdad, la divina verdad, la divina verdad. – Uff … siento que muero ahogado con esa cosa en el cuello, no sé si es una soga o qué es, pero siento que muero ahogado y la sensación de asfixia es muy grande y muy desesperante. Aún así tardo en morirme y es muy humillante y doloroso, no me puedo sacar esta sensación del cuello (hace el gesto de cogerse del cuello), es que tardo mucho en morirme y veo las caras de asco y de venganza de todos y me da rabia y es demasiado difícil para mí (me resultó curioso que justo en ese momento “en la vida actual” fui consciente de que sonaba de fondo una manifestación que avanzaba a los gritos de “Yo soy español , español, español … también creo recordar que el día de la sesión era el día de la hispanidad) – Uff .. creo que me estoy muriendo poco a poco… (suspiro). – Y donde llegas cuando te mueres? – En este espacio entre vidas, de mucha y mucha luz y todavía siento odio y angustia y mi cuello me duele. – Hay algún lugar donde puedas curar tu cuerpo astral? – No. – Ve a buscar conocimiento con tus guías espirituales… ¿Qué te dicen cuando te ven aún con dolor? – Vuelve, vuelve, vuelve … vuelve … – ¿Dónde? – Vuelve a la tierra, aún te queda mucho por comprender, aun no es el momento de venir aquí. No, no puedes. No puedes todavía. – Pregúntales qué es lo que tienes que comprender? – ¿Qué debo comprender? … La humildad, la gratitud, respeto, mucho respeto, a todos, por las ideologías de cada uno, por la vida de cada uno … respeto, respeto a la diferencia y que todos somos iguales. Que ya está bien de sufrir que no hay que sufrir tanto. Que vivir no debe ser sinónimo de sufrir siempre, vivir es mucho más, avanzar, crecer, cambiar, evolucionar, ser, sentir, enamorarse, cuidarse, quererse, y sentirse, sentirse uno con el mundo y con la vida y con todo lo que nos rodea, porque es mucho más grande de lo que pensamos y más profundo, mucho más profundo de lo que vemos en su superficie. – Pregúntales si por hoy podemos dejar la sesión aquí? – Bueno, no … si … – Ok. Pregúntales si nos pueden dar un poco de guía con el libro que quieres escribir y el seguimiento que queremos llevar a cabo, debemos seguir trabajando con las sesiones?
– Sí (muy contundente), si, si. mucho. – Y como te iría bien plantear la materialización de esta historia física? Deberías escribir una biografía de tu encarnación actual? – No. No es necesario. – Y cómo podemos compartir esto a través del libro con el resto del mundo y al mismo tiempo hacer y desarrollar tu evolución espiritual? – Yo sólo necesito conocer, saber, y comprender. Y si tú quieres hacer tu libro aprovecha todo lo que necesites, pero yo no necesito hacer ningún libro de regresión. Ya haré alguna otra cosa que todavía no sé qué es. – ¿Qué es lo que tienes que hacer en tu vida actual y en tu encarnación? – Escuchar, música, música mucha música, mucha música, arte, cultura, Cataluña, no sé … pero viajes … Pero yo quiero cantar, cantar, cantar i cantar i que lo pueda escuchar el mundo entero, quizás la profundidad que entienda a través de las regresiones, o lo que sea lo puedo aprovechar para transmitir con palabras o música éste aprendizaje, pero tiene que ser algo distinto. No, las regresiones no son mi camino. Sí para comprenderme mejor pero no para lo que he venido a hacer aquí.  – I respecto a mí Clàudia? Es importante éste libro? – Sí (muy contundente), mucho, muchísimo, lo tienes que acabar sí o sí, sea como sea, cueste lo que cueste, pero éste libro tiene que salir a la luz porque es muy necesario. Y lo más pronto posible. Caña, caña. – Tendría que empezar ya a escribirlo? – Síiiii (contundente), sí, sí – Y cuál podría ser el punto de partida? O el eje principal de éste libro? Se debe enfocar de alguna forma histórica? Se tiene que enfocar a través de las sesiones personales de cada individuo? – Las visiones … Las visiones que ella tenga serán buenas. – Y cuál es el hilo conductor del libre? – Ella. La propia experiencia de Claudia y adornada, bueno y con otras historias que lo complementen. – Una experiencia cronológica y bibliográfica? – No lo sé… No hay nada ni bueno ni malo. Como ella lo sienta estará bien, lo único importante es que salga a la luz y que aproveche también las historias que ella misma vaya descubriendo con las regresiones (suspiro)

– Y respecto a los indígenas?  Mmm… – Cómo entran en la historia de éste Proyecto? – Mmm… Los indígenas quizás son la raíz principal. Aquello que más necesita ser comprendido.

– Y tiene algo a trabajar con los indígenas? – No. Como era la pregunta? – Si Claudia tiene que trabajar con los indígenas o ir a trabajar en comunidades indígenas. – No, no hace falta. No hace falta. – Y hay algún otro mensaje que debamos  conocer? – Mmm… No, por hoy pienso que ya está. – Hay algo que quieras preguntar? – Hoy no, pero más adelante sí. – Muy bien. Pues con un profundo agradecimiento, valores y toda ésta lista de cosas que te han dicho que debes integrar en tu vida, las bajarás de tu coronilla, bajando por toda tu columna vertebral

Hasta llegar al hueso campal del pubis, inspirarás profundamente y dejarás que éste pasillo lleno de puertas vuelva a convertirse en estrellas. Y poco a poco … – La puerta me cuesta un poco de cerrar. – La tienes que cerrar. – Es que veo tanta luz y tanta vida que no… – La que habias abierto?  – Sí. – Está bien, ya tienes el conocimiento de esa puerta, ahora la puedes cerrar y estar conectada con otras puertas que abriremos otro dia. – Mmm… Puedes cerrarla? – Sí. – Seguro que con agradecimiento podrás cerrarla. – Ya está. – Muy bien. Pues ahora empezaré a contar de diez a cero y harás que éste pasillo lleno de puertas se convierta en estrellas de nuevo… Y atraída como un imán bajarás hasta el punto de ésta sala en el que ahora nos encontramos… 10,9, 8,7,6,5,4,3,2,1,0 …

Barcelona, 2017.

Sujeto 1 femenino 27 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s