CAPÍTULO 1: El Tigre

Transcripción primera regresión post-experiencia 1

TÍTULO: “El Tigre me dijo que en ésta vida conservaría la pierna”

En todo momento era consciente de lo que pasaba. Antes de empezar la regresión Clàudia utilizó una técnica específica (no recuerdo el nombre) para entrar en un estado meditativo concreto. Tengo mucha sensibilidad con estas cosas y siento mucho a través del cuerpo, no soy capaz de ver nada especial, pero sí de percibir cambios sutiles dentro de mí. Mientras estaba recibiendo ésta energía, sentía como si estuviera entrando en otro estado  de conciencia; más abierto y receptivo.


Por otro lado, también fue importante para mí que antes de iniciar la hipnosis, Claudia me comentara que no me cuestionara si lo que vería era real o imaginario, sino que simplemente me entregara a la experiencia.

También me preguntó sobre mi expectativa y lo que quería trabajar. Sufrí un cáncer en la pierna cuando era pequeña (que afortunadamente superé) y muchas operaciones posteriores para intentar recuperar la movilidad de la pierna, etc. Algunas de las secuelas que actualmente padezco son dolores en la zona del hígado, piernas y articulaciones… así que mi intención era trabajar con éstos dolores y ver si nos conducían a algún sitio.

Los días después de la regresión fueron curiosos. Seguí haciendo vida normal y de vez en cuando me venían algunos flashes o sentimientos que había vivido durante la regresión.

Una de las primeras imágenes y palabras que me venían a la mente fueron las conversaciones con el tigre (el animal de poder). Hasta ahora siempre había tenido mucho miedo de perder la pierna y el hecho de que el tigre dijera “tranquila, en ésta vida la seguirás teniendo” me reconfortaba.

Por otro lado, las vivencias de África me habían impactado mucho. El hambre, los dolores físicos, la soledad, pero sobretodo los sentimientos de asco y exclusión eran los que más recordaba. También las ganas del niño de estar con su padre y el hecho de sentirse rechazado por él. 

Después de esa intensidad automáticamente recordaba el joven africano y me invadía un sentimiento de orgullo, confianza en mí mismo, tanto por sus cualidades físicas como por su belleza. Me sentía irresistible y dueño del mundo; ganas de correr, saltar y demostrar a todos mi valentía, una soberbia enorme y sentimiento de superioridad. También las ganas de matar porque sí, no solo para alimentar a los míos, sino también para divertirme.

Mucha repulsión hacia mi hijo, me daba asco. Yo que era el más guapo e interesante de la tribu, no podía haber nada que hiciera dudar ni tan si quiera un poco de mi posición social que me había ganado a pulso. Quería mantener esa admiración que despertaba a toda costa. Ese niño, que no quería ni identificar como propio, era una deshonra para mí y por lo tanto lo quería eliminar fuera como fuera, me hacía sentir avergonzado y vulnerable.

Después de que el tigre me mordiera y me arrancara la pierna, me parecía que era allí cuando se me había terminado “esa existencia”, sin embargo, después me venían recuerdos de mi pueblo, y yo con una tristeza profunda por haber perdido de un momento a otro todo lo que para mí era realmente importante. No encontraba sentido a la vida, y mi sensación interna era que hacía ya mucho tiempo que había dejado de vivir. No pude superar nunca la pérdida de mi pierna y en algún momento pensé que me hubiese gustado recuperar a mi hijo.

Cuando hice el “cambio de barrio”, me pareció que me había reencontrado con él en algún sitio y venían a mi mente unas palabras “no pasa nada papa, no pasa nada. Todo está bien”. Y me fundía en un abrazo con esa alma que parecía tan pequeñita y tan sabia al mismo tiempo. Aquello era un lloro incontrolable de gratitud y de necesidad de pedir perdón. No entendía como había podido estar tan equivocado y me parecía ser capaz de comprender más cosas. También me invadía la sensación de haberme reencontrado con una parte de mí misma.

A medida que iba reviviendo de vez en cuando esos recuerdos, mi empatía crecía, y aunque siempre me he considerado una persona sensible con los problemas sociales que se sufren en todo el mundo; la situación de hambre en África, aunque importante para mí, no la sentía tan cercana. En cambio en ese momento tenía ganas de ayudar fuera como fuera. Se me despertaba un impulso de ayuda difícil de reprimir.

Así como con la primera puerta a la que entré durante la regresión me costó más, la segunda puerta la pude abrir con mucha facilidad ya que sentí un fuerte olor a mar y una imagen nítida de una tempestad provocada por grandes oleajes en el agua. La historia del vikingo me caló hondo y aunque las primeras semanas tan solo me venían a la mente imágenes de la historia de África, parecía como si una vez tuviera más o menos integrada esa primera historia, la siguiente empezara a tomar más fuerza.

Así como con la primera experiencia la pierna era la protagonista, en ésta segunda los sentimientos de rabia y dolor en la zona del hígado (actuales) se intensificaban con las imágenes del vikingo. Mucha rabia e impotencia, incomprensión era lo que se iba repitiendo. La sensación de cuando no entendía nada, pues en aquella experiencia me parecía tener muy claro quiénes eran los malos y quienes los buenos y que me hicieran plantear que yo había acabado haciendo lo mismo que aquellos a quien tanto odiaba era demasiado duro para mí. Aunque empecé un perdón y arrepentimiento por lo que me parecía empezar a comprender, esa historia la sentí inconclusa y tenía la necesidad de cerrarla de alguna manera.

Desasosiego, muchas nuevas preguntas que me surgían y la necesidad de comprender.

El tiempo requiere de perseverancia, lo retomamos en la siguiente sesión.

Regresión 1ª sesión

Objetivo: Salud; identificar si hay algún paralelismo entre mis dolencias físicas y mis vidas pasadas (dolores en articulaciones, hígado, cuello …)


Conectarás con la luz del sol visualizando como entra directamente un rayo de luz desde el sol viajando a través de tu ombligo y llenando tu cuerpo de color dorado como un vaso se llena de agua. Sigues inspirando y expirando profundamente. Inspiras por la nariz y expiras por la boca y a medida que vas respirando por el ombligo; tu segundo nariz, vas llenándote de este color dorado que limpia y activa cada órgano y glándula de tu cuerpo. Y a medida que te vas llenando en este color dorado vas ofreciendo una sonrisa interior a cada uno de tus órganos para conectar con ellos… Y poco a poco purificarlos. Sigues inspirando y expirando profundamente y esta luz dorada limpia todos tus intestinos, continúas inspirando y expirando profundamente y relajas también el diafragma. Visualizas tus riñones como dos perlas doradas y ves cómo se va expandiendo este color hacia tu hígado. Inspiras profundamente y todo tu hígado queda recubierto de este color dorado. Sigues inspirando y expirando profundamente y sonríes al colon y al útero, también a tus ovarios como si fueran dos perlas doradas, y vas bajando relajando tus caderas, y como si de gotas de aceite se tratara estas gotas de aceite dorado lubrican tus rodillas y van llenando tus piernas, tobillos y hasta la punta del dedo de tus pies, inspiras y expiras y tus piernas están recubiertas de este color dorado… Sigues Inspirando y expirando profundamente este color dorado y luego se expande por tu torso ofreciendo una sonrisa interior a tus pulmones, que bombean ahora oxígeno dorado, energizando y activando la memoria celular de tus células… y continúas inspirando y expirando profundamente … y tu corazón bombea ahora sangre dorada y te vas llenando, relajando tus clavículas y lubricando tus hombros, codos, muñecas y hasta la punta de los dedos de tus manos … Así que sigues inspirando y expirando profundamente … Relajando tu cuello, liberando tu comunicación y activando tus oídos que escuchan muy atentamente cada una de mis palabras … continuas relajando los músculos de tu cara y creando una espiral en tu coronilla, todo tu cuerpo es ahora contenedor de este color dorado. Sigues inspirando y expirando profundamente y poco a poco este color dorado se va expandiendo y vas sintiendo que es tan grande como toda esta sala, sintiendo que el aire entra y sale de tu cuerpo a través de cada poro de tu piel. Y continúas inspirando y expirando profundamente y te haces tan grande como todo este pueblo, inspiras profundamente y te haces tan grande como todo el mar mediterráneo, y continúas expandiendo tu conciencia y te haces tan grande como todos los mares y océanos de la tierra y continúas inspirando y expirando profundamente y te haces tan grande como toda la tierra y poco a poco vas inspirando y expirando porque es el efecto de la gravedad … Flotante entre las estrellas, dirigiéndote hacia el interior del sol …

Iré contando y a medida que voy contando vas entrando en un estado más profundo de conciencia: 1,2,3,4,5 … sintiéndote más y más relajada … 6,7,8,9,10 …
Y ahora te pediré que te sitúes en un pasillo lleno de puertas … un pasillo infinito lleno de puertas. Puertas a tu derecha y puertas a tu izquierda. Y a medida que vas expirando, vas sintiendo que una de estas puertas llamará especialmente tu atención. Cuando estés frente a esta puerta contaré hasta tres y abrirás la puerta para ser la protagonista de esta historia … 1,2,3 – abre la puerta, inspira profundamente y poco a poco irás averiguando y observando …

– Tienes la sensación de estar en un espacio abierto? o cerrado? – Abierto … – Y tienes la sensación de estar sola o acompañada? – Acompañada … – Mírate las manos y cómo vas vestida y dime cuántos años aproximadamente tienes? – (…) – Te sientes joven? … Adulta? … ¿Cómo te sientes? -Joven.
Puedes describir lo que ves a tu alrededor? – No, es como si … siento que estoy en otro lugar pero no veo nada todavía …
– Poco a poco irá tomando forma este lugar … Tienes la sensación de estar en otro planeta? – Sí … – Inspira profundamente … Y ahora quiero que vayas al espacio de bienvenida de este planeta donde te recibirán y te enseñarán … Inspira profundamente y ve al espacio de bienvenida donde poco a poco podrás ir contemplando las formas … Contaré hasta tres y te vendrá el nombre de este planeta … -1,2,3 … y me lo dirás en voz alta … como se llama este lugar donde estás? – … Arcadia quizás … pero no estoy segura … también me viene una “l” y una “y” … – Inspira profundamente e intenta recibir un nombre más claro … – Arcadia …
Quién te recibe en este espacio “Arcadia”? … Puedes describir qué hay a tu alrededor? – No …
Y puedes ir a lo que ya es tu hogar? – Siento amor y luz y quizás Saturno … el calor del sol …
– Pues siente por un momento todo este amor y luz e imagina como si un rayo dorado entrara por tu coronilla hasta tus pies para sanarte y equilibrarte.


Como es tu casa? – es como una montaña. Y como visualizas tu cuerpo? … Tiene forma? … – No
– Ok. Ahora que ya has efectuado este periodo de sanación te pediré que visualices una esfera blanca como una pantalla y te prepares para visualizar una de tus vidas pasadas que está estrechamente ligada con tu presente actual. Quiero que inspires profundamente y cuentes hasta tres y dentro de esta esfera se proyectará tu vida como si de una película se tratara y atravesaras su pantalla para poder estar dentro de esta nueva historia… 1,2,3 …
Y ahora quiero que me digas a qué año corresponde la situación en la que has aparecido – mmm … mil novecientos … – 1954 – y si visualizas un mapa de la tierra, en qué punto crees que estás? Sintiéndote como un imán … ¿Dónde tiene lugar?
– mmm … Estoy entre África o Asia …
– ¿Cuántos años tienes? – 8
– Y dónde estás? Es tu familia alrededor? – No
– Con quién estás? Trata de hacer la imagen más nítida.
Ve describiendo tu alrededor, y así sucesivamente irá tomando lugar esta historia, como las diapositivas de una película, comienza una por una y ya vendrá la siguiente…
– Veo una cavaña, como una cavaña de paja y otros niños como yo.
– ¿De qué color es tu piel? – Negra y tengo mucha hambre.
– Juegas con los niños? – No
– Y como lo haces para conseguir comida? – No lo sé, sólo sé que estoy cansado y tengo mucho hambre…
– Deja que transcurra el tiempo … Consigues comer? – Sí, alguien ha cazado algo. Parece un tigre, como si lo hiciéramos a la parrilla (como fuego en el suelo y un palo que lo sujeta). Estoy con más niños pero siempre me siento muy solo y nadie me quiere y nadie me escucha …
– ¿Qué es lo que quieres que escuchen? … ¿Qué es lo que te gustaría comunicar? … – Que me encuentro mal, que me estoy muriendo.
– Y de que te estás muriendo? – De la lepra … Estamos todos enfermos, nadie nos escucha.
– Es alguien que te tiene aislado allí? – Sí … – Os han organizado un campo? … – Papá lo ha hecho, papá no me quiere, papá no me quiere y me ha dejado aquí con todos los niños y mamá no lo sabe y yo quiero ver a mi mamá … – Vamos a ver cómo sigue la historia …
– Ahora soy mayor, tengo 20 años, soy un hombre fuerte y corpulento … – Has podido superar la enfermedad? – No, me morí, morí al cabo de poco tiempo, con esa sensación de soledad y de muerte, de enfermedad, sin sentir cobijo ni amor, como si diera asco, y yo no quería dar asco.
– Y cuando te moriste donde llegaste? – No lo sé … En el cielo … – Y ahora te has encarnado en otra vida? … Ahora que dices que eres un hombre fuerte de 20 años (aquí comentas 24 años, yo recordaba que había dicho 20 y por eso lo he dejado así, pero si lo prefieres podemos dejar 24), a qué año corresponde este acontecimiento? – mmm … es que ahora estoy como en otro lugar … – ¿Dónde estás?
– Ahora todavía estoy en el cielo intentando buscar algún sitio pero me sigo sintiendo muy solo y desesperado y angustiado, y no hay nadie … – Vamos a ver dónde llega o donde te lleva este viaje …
– Entonces recuerdo eso, que soy un hombre corpulento, de 20 años, negro, y ahora sí que tengo ganas de sonreír porque tengo una vida mejor. Soy fuerte, guapo, digno, soy negrito, con unos collares en el cuello de color rojo, y me gusta, me gusta como soy y me gusta mi tierra … Es como si hubiera una conexión entre yo y aquel niño, como si formáramos parte del mismo lugar …
– Y este hombre corpulento y fuerte en qué año se encuentra?
– 1954. Estoy en la selva y veo mucho amarillo, de espigas, tengo ganas de cazar un tigre … – Pues hazlo …
– Ya lo he hecho. – Descríbemelo – Lo he hecho y me he muerto – ¿Cómo? – El tigre me ha mordido la pierna, me la ha arrancado toda. Hasta aquí (y señala con su mano el punto exacto)
– Pregúntale al espíritu del tigre porque te la ha arrancado toda – Porque no soy un hombre cualquiera, porque tengo cosas más importantes que hacer. – Y donde tienes que hacer estas cosas, en otra vida? – Sí, sí.
– Entonces el espíritu del tigre sabía que era tu final? – Sí, seguramente.
– Y ahora siento más ternura hacia este tigre – Dile si tiene algún mensaje para ti – Es que ahora siento como algo aquí (pienso que señalo el corazón) – ¿Cuál es el mensaje que te da el tigre respecto a este sitio donde sientes esa cosa? – Respeta la vida. Respeta las criaturas que lo rodean. Respeta tus iguales. Respeta la naturaleza. No mates por matar. No, no lo hagas. No lo hagas … No lo hagas …
– Compartes este mensaje? – No. – Porque no?
– No me gusta ese tigre, porque me ha destrozado la vida, porque ya no soy fuerte ni guapo, porque todo el mundo me tiene pena. – Sigues vivo y sin pierna? – Sí. – Pero el tigre te ha dado la oportunidad de experimentar la fortaleza y la debilidad? … – No, no estoy de acuerdo con esta vida, no soporto verme sin pierna, es demasiado duro, no puedo, es demasiado para mí – Pero sabes porque te has quedado sin pierna no? – No – Pregúntale al tigre – No … – Sí … – No …
– Pregúntale; Tigre, porque me has dejado sin pierna? – No quiero – Porque no? Sólo así podrás comprender – Me ha destrozado la vida y esto no se lo perdonaré – No lo tienes que perdonar, e incluso se lo puedes decir, pero sí debes saber por qué lo ha hecho… Inspira profundamente y pregunta al espíritu del tigre; porque me has dejado sin pierna? … Y di en voz alta lo que el tigre te dice … El tigre habla a través de tu cuerpo  – Soy … Soy fuerte. Soy valioso. Soy útil. Soy importante. Soy necesario … – ¿Cuál es el aprendizaje que tú obtienes? … Estabas realmente llevando a cabo aquellos requisitos que el tigre te había dicho? … Valora la vida? … – No, no la valoraba para nada … – Valora a las criaturas y a tus iguales? … – no, no me importaban nada los animales, yo sólo quería ser fuerte y demostrarle a todo el mundo mi fortaleza. Sólo quería ser guapo. – Y a quien querías demostrar tu fortaleza? – A alguien importante para mí? … –  A quién?… Vamos a ver a quien … – A mi hijo – Y cómo reaccionó? – Mi hijo no lo llegó a ver nunca, no quería que lo viera – Y qué hiciste? Desapareciste? – Sí …
Y qué pasó con tu hijo? … Le abandonaste? – No lo sé – Ve a mirarlo … inspira profundamente … – Mi hijo estaba enfermo y me daba mucho asco, no soportaba pensar que él era hijo mío … – Tenía la lepra? – Era asqueroso … Sí … – Y donde le llevaste? – Me daba mucho asco, me daba mucho asco, no entiendo como mi mujer pudo llevar al mundo una criatura así, ese niño no podía ser hijo mío, yo era demasiado guapo … asco … – Y qué relación tenías con tu mujer?

– Dura, no la quería … – Era guapa? – Sí, era joven y bonita y … Sí, sí la quería … Sí, no sé …

– ¿Qué ocurrió cuando abandonaste tu hijo? … Tuviste contacto con tu mujer? – Sí – O la abandonaste a ella también? … – mmm … la quería para mí, la quería, la quería sólo para mí, no me perdonó que abandonara nuestro hijo, no me lo perdonó, y después ella también se fue … me dijo que era un monstruo, que no merecía vivir, que ojalá no me hubiera conocido nunca … – y en ese momento tenías las dos piernas? – mmm no lo sé – Míratelas, si las tenías las verás, a ambas  – mmm … sí, sí las tenía, sí las tenía.
– Y qué hiciste cuando ella se fue? Fuiste a buscar a otra mujer con quien compartir tu vida?

– La pegué, creo que la maté a cuchilladas, pero no tuve suficiente, porque seguía teniendo mucha rabia y ya no sabía qué más hacer… y me adentré en la selva a cazar el tigre más grande que encontrara, yo era el hombre más fuerte de la tribu y nadie podía rechazarme ni llevarme la contraria. – Y así fue como el tigre acabó con tu vida? … Ahora que tienes más información quiero que te sitúes delante del tigre y que dejes hablar al tigre a través de tu cuerpo y que tu tigre nos diga cuál es el mensaje que tienes para nosotros … Inspira profundamente y déjale hablar … – respeta … respeta la vida, respeta tu camino, respeta los animales, respeta la naturaleza, respeta a las personas, no tengas miedo de perder la pierna, en esta vida no la perderás, la tienes un poco “atrofiadita” pero es tuya y disfrútala, disfrútala y ama, ama como no supiste hacerlo entonces, ama porque te lo mereces, porque de alguna manera ya has pagado con lo que tenías que pagar, respira, respira y sé libre, ya está, eso ya ha pasado y era importante que recordaras… para mí era muy importante, también para tu mujer y para tu hijo. Te quieren, desde algún rincón del universo te aman y saben lo que has pasado. Y saben que es duro porque ellos también se sintieron así. – Pregúntale al tigre si en esta vida es tu tótem animal – Sí.
– Entonces es un espíritu que en tu vida actual te protege y te cuida? – Sí. – Pregúntale cuáles son las cualidades del tigre que has de integrar en esta vida … Inspira profundamente y deja que el tigre hable a través de ti… – La libertad, el amor a la vida, el amor a las personas, el amor a la naturaleza, el amor hacia ti misma, hacia tu feminidad sagrada.
– ¿Estás dispuesta a integrar todas estas cualidades dentro de ti? Aquí y ahora? – Sí – (aquí es cuando utilizas palabras en otro idioma)
Crees que estas cualidades están incorporados en tu aquí y ahora? – Me cuesta entenderlo, pero me gustaría creerlo. – Te abres a experimentarlo?… Pues entonces repite conmigo… Yo seguido de tu nombre de nacimiento completo – Yo (nombre completo) … – declaro servir para mi propósito de vida e incorporar el amor y el respeto y las cualidades puras del tigre en mí. (Palabras Claudia en otro idioma) y lo vuelves a repetir … Ahora inspira de nuevo … Y vuelve a repetirlo visualizándote como una cáscara de nuez … de arriba a abajo, inspira de nuevo y repite esto. – Yo (nombre completo) … declaro que incorporo todas las cualidades del tigre dentro de mí. – (palabras Claudia en otro idioma) Hay algo más que debamos saber?
– Sí, que quedan aún muchas vidas por sanar y que esto de aquí (señalando el cuello) aún no se liberará del todo hasta que no salgan todas a la luz
– Ok. Pues cierra la puerta y vuelve al pasillo lleno de puertas de antes y busca la puerta que te ayude a encontrar la respuesta respecto a este tema. Inspira profundamente y cuando estés preparada ante esta puerta contaré hasta 3 y la abrirás (1,2,3) y de nuevo me dirás si estás en un espacio abierto o cerrado … – Abierto, y hay mar y hay tormenta
– ¿Con quién estás? – Con mi tripulación y yo soy el capitán del barco – Y hacia dónde se dirige? – Somos vikingos y vamos a Creta – Continúa la historia hasta que amaine esta tormenta – Es que no llegamos nunca, morimos todos en el trayecto y toda mi tripulación ha muerto por mi culpa – Porque? … ¿Qué decisión has tomado para que haya repercutido en su muerte? – Que no controlaba, no estaba suficientemente preparado y no podía llevar una tripulación tan grande … Ni para encargarme de todos los esclavos que estaban debajo remando. No, no di la talla – ¿Cuál es el nombre de tu tripulación? – Arcadia – Y qué año os hundisteis? – Ahora me sale otro nombre … Bonshimasu el 1500 a.c – ¿Cuántos años tenías cuando te mueres? – 38 – Y ahora haremos al revés, echaremos el tiempo atrás y veremos qué más necesitamos saber … como era esta vida de vikingo? – Soy un niño y estoy cerca del puerto, siempre veo los barcos amarrados al lado y pienso que yo quiero ser algún día como ellos, muy fuerte, fuerte y poderoso y valiente y caballeros, noble. Y quiero ser niño, me gusta ser niño, mi vida de adulto ha sido demasiado dura, demasiado llena de altibajos y de dolor, han muerto demasiadas personas, demasiadas personas que yo amaba y apreciaba – Y ahora que eres un niño, cuál es la relación que tienes con tu familia? – Los quiero, los quiero con locura y lo son todo para mí – Cuántos sois en tu familia? – Somos 5 hermanos, y con el padre y con la madre, somos una familia humilde … – ¿De qué país eres? – Quizá no tiene ningún sentido, pero me sale Rusia – Aha, aha … continúa la historia a medida que vas creciendo – Ahora pienso que Rusia quizás era otra vida, pero no lo sé, la verdad es que no lo sé, lo que sí sé a ciencia cierta es que mi vida como vikingo no fue fácil, fue muy, muy dolorosa, llena de guerras, de acosos … – Eres el responsable de dirigir los acosos? – No, pero sí que asediaron a mi familia cuando era un niño – Y como fue este acoso? Entraron de repente en tu casa? … Cuéntame qué te hicieron? …

– Entraron en casa, tiraron todo lo que había en la mesa, violaron a mi madre, mi padre la intentó defender y lo mataron, luego le reventaron el vientre a mi madre y perdió la criatura que llevaba dentro (uno de mis hermanos), y siento que hay algo muy miserable y que mi hermano iba a ser muy importante, pero ni siquiera pudo nacer y no entiendo la crueldad humana, no entiendo cómo pueden existir personas tan malas, no entiendo que hayan matado a mi familia, sólo hemos sobrevivido tres porque nos escondimos y no nos encontraron, pero no, no les perdonaré, nunca jamás, nunca, y los mataré a todos y cada uno de ellos con mis propias manos – y como los encontrarás? – No lo sé, pero encontraré la forma, mi hambre de venganza es muy grande, sólo vivo por y para la venganza y ya hace tiempo que hubiera preferido morir, no me gusta esta vida tan cruel que me ha tocado, no soporto a las personas, no se puede confiar en ellas …

– Descríbeme lo que vas haciendo a medida que creces – Crezco alimentado por la rabia y el odio, un odio muy intenso e indescriptible hacia estas personas, como un fuego que quema dentro de mí que no se apagará hasta que no pueda llevar a cabo mi venganza, y es por eso que decido hacerme vikingo para perseguirlos a ellos y para seguir matando, matar, matar es el único camino, matar es lo único que me viene a la cabeza, sólo quiero eso, sólo quiero venganza, y no la encuentro. – A cuántas personas matas? – Muchas … como mínimo a 8 o 9 personas. Los responsables de la muerte de mi familia y después a otros porque ya le había cogido el “gusto” a matar porque me sentía poderoso y leal a los míos, porque era necesario, porque nunca les podré perdonar. Pero no puedo, no puedo seguir viviendo así. – Porque no?

– Porque llega un momento en el que me duelen demasiado todas esas muertes, porque al final me he convertido en uno de ellos, y cuando pienso en eso me entra pánico y sólo me quiero escapar de mí mismo. Me vuelvo loco, quiero gritar… – Ahora quiero que inspires profundamente y que pongas pausa a esta historia, continúas inspirando y pones pausa, porque ahora quiero que decodifiques la realidad y que veas todas estas almas que has matado y que me digas si en este momento que estás muerto tienes todas estas almas pegadas a ti… Las sientes? – Sí, – Y a cuántas de ellas tienes pegadas? – 5. – Y ahora quiero que las dejes contestar. Y que digan lo que necesitan decir a través de ti… Inspira profundamente … y déjalas hablar y escúchalas … qué te dicen? … En voz alta … – No te perdono, no te podré perdonar nunca … – Escuchando esto no te das cuenta que has creado un círculo vicioso y que tu “no perdonar”, ha creado más “no perdonar”?… que has creado la misma situación desgraciada que tú sufriste, a los demás?… Eres capaz de ver esto ?- No. – Pues estás repitiendo la historia, lo que tú viviste lo has hecho vivir a los demás. – No. – Pregúntale a esta alma pues … – No, porque yo lo hice por mi familia. – Quizás ellos lo hacían por su familia también – No, ellos son malos y yo soy bueno … – Crees que las personas buenas no son capaces de matar y hacer daño? … pues las personas buenas también matan … – No me lo creo . – Pues tu eres bueno y tu mataste … – Pero yo tenía motivos para hacerlo … – Y crees que la muerte es justificable? – Sí. – ¿Qué es lo que justifica la muerte? – Que ellos lo merecían porque mataron a una familia inocente – Pues ahora quiero que le preguntes a esta alma inocente que tú has matado que la tienes delante de ti, porque merecía que tú la mataras … Pregúntale a esta alma que te está hablando … – Es que parece el alma de una mujer muy bonita. – Pregúntale, pregúntale porque se merecía que tú la mataras … – Ella no, ella no se lo merecía. – Pero la mataste… pues … le tienes que pedir perdón … y tienes que ser capaz de ver que hiciste algo que no deberías de haber hecho … así que inspira profundamente y pídele perdón y si quieres realmente sanarte … – Es que creo que la violé como vi que hacían aquellos hombres cuando entraron a mi casa y también violaron a mi madre … y me doy cuenta que he repetido la misma historia … – Exactamente, lo que te comentaba … – Y al final he hecho lo mismo que ellos. Ahora soy una persona despreciable y siento asco … asco hacia mí mismo …

– Pues ahora tendrás que perdonarte también a ti mismo … si eres capaz de perdonar a los demás … de pedir perdón a todos los que mataste? … Sí o no? – Quiero hacerlo pero me cuesta … – Si quieres hacerlo eres capaz de hacerlo … Basta con quererlo … Lo quieres hacer? – Me siento arrodillado … – Arrodíllate porque lo tienes que hacer … muy bien … – Estoy llorando arrepentido … – Pues mientras lloras quiero que tus lágrimas purifiquen tus dolores, te limpien a ti y limpien a todas estas almas … puedes continuar arrodillado pidiendo perdón y explicándole al universo que ahora tienes una concepción más amplia de la realidad … que eres capaz de perdonar … y arrodillarte hacia acciones injustas que has cometido, y así entender que los demás también cometen acciones injustas … mientras tanto quiero que visualices un túnel de luz blanca que va desde el punto que te estoy tocando, hasta el sol y el universo. Y quiero que envíes todo este perdón y que mires a tu derecha cuando te mueres en este barco y que propongas a todas estas almas perdidas que tú mataste que miren a su derecha para liberarse (que miren? O que te miren? minuto 01:21 duda) Y así cada uno puede continuar con su camino. Inspira profundamente y di … Yo me perdono, yo me perdono, yo me perdono … En voz alta … – Es que primero quiero decir lo siento, lo siento … lo siento … lo siento … lo siento … lo siento … lo siento … – ( palabras Claudia) – Por favor necesito que me perdonéis … – observación – digo la misma cantidad de perdones como de víctimas que se supone que cometí (8)
No puedo vivir con ese peso dentro de mí, es demasiado grande … no quiero vivir así, no tengo ganas de vivir … – Sí que tienes ganas de vivir (con un tono imperativo y seguro). – No, porque lo he hecho fatal … – Pues perdónate, ellos te perdonaran si tú eres capaz de perdonarte … y si eres capaz de perdonar también a aquellos que te hicieron sufrir … y entender que no es necesaria la venganza … Eres capaz de entender que no es necesaria la venganza? – No … – No tienes suficiente con esta visión? – No … – Por hoy lo dejaremos aquí … inspirarás profundamente y dirás … yo me perdono, yo me perdono, yo me perdono y yo escribo ahora en mi presente actual que merezco vivir una vida plena. Me merezco vivir una vida plena .. merezco vivir una vida plena, merezco vivir una vida plena … (palabras raras Claudia) y quiero que cierres esa puerta y que vuelvas a este pasillo lleno de puertas y que todas ellas se  desvanezcan y se conviertan en estrellas y que de nuevo te sientas una parte del todo, en este universo, gran universo donde hay una fuerza que lo equilibra todo … una fuerza … intrínseca … que equilibra todas las cosas y que rige la armonía en este caos … y a medida que voy contando irás volviendo hacia la tierra en el punto donde ahora tu cuerpo se encuentra … ordenando a todo tu ser estar en el aquí y ahora al cien por cien atraída como un imán hacia el punto de la tierra en el que te encuentras … 10,9,8,7 , 6,5,4,3,2,1, .. 0 … y cuando quieras podrás abrir los ojos y ordenar a todo tu ser estar aquí al cien por cien …

Barcelona, 2017.

Sujeto femenino 27 años.

www.narmiea.wordpress.com / www.mythym.org / narmiea3@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s